LA INVESTIGACION FORENSE

MALDONADO MARTA FORENSEwLa Dra. Marta Maldonado habla sobre la ley 26.812 y su puesta en práctica.
Así como las huellas digitales, las piezas dentarias tienen características especiales e irrepetibles que permiten identificar un resto humano que, por gran destrucción, no pudiera ser individualizado por otros métodos tradicionales. Una especialidad que ha crecido en los últimos tiempos.
– Dra., evalúe la especialidad de Odontología Forense.
– Es una disciplina de gran importancia dentro de las Ciencias Forenses, dado que no solo comprende a la autopsia oral en casos de identificación de cadáveres o restos N.N., sino además el estudio de huellas de mordida, el examen para la valoración en casos de lesiones dentarias y sus secuelas, datación de edad, incapacidad laboral, responsabilidad profesional, o diferentes requerimientos en materia legal que tengan relación con la cavidad oral. Estos procedimientos deben ser realizados por odontólogos con amplia experiencia clínica y especialistas en odontología legal a fin de desarrollar un buen peritaje.
– ¿Qué ámbito de trabajo concreto tienen estos odontólogos?
– Los tipos de peritos o expertos en una materia o especialidad que ayudan al juez como auxiliares de justicia serán: los oficiales, que desarrollan su trabajo dentro del marco de una institución, en mi caso el Poder Judicial de la Nación, o fuerzas de seguridad como Gendarmería, Policía Científica; también pueden ser peritos de oficio, inscribiéndose en el periodo de conscripción de peritos en los diferentes fueros judiciales, los juzgados luego llamando de acuerdo a la necesidad de la especialidad. Otra de las formas de desarrollarse es la de perito de parte o consultor técnico, que será convocado por un abogado o un colega ante un caso de denuncia judicial.
– ¿Qué dificultades enfrenta el profesional?
– Desde 1995 inicié mi labor en el Cuerpo Médico Forense y Morgue Judicial. La tarea más complicada siempre fue conseguir los datos pre morten, clínicos de la víctima, para la correcta comparación y cotejo a fin de poder determinar identidad, es decir la Historia Clínica con el odontograma. Lo sucedido con el accidente aéreo de L.A.P.A. fue el detonante para iniciar una acción que genere en los odontólogos clínicos la obligación de confeccionar un correcto odontograma de sus pacientes, no solo con fines de tener en claro las patologías y necesidad de tratamientos sino, además, para poder utilizar esos datos dentarios si fuera necesaria una identificación que por otros métodos sería imposible. Así como las huellas digitales, las piezas dentarias serían las características especiales e irrepetibles que podrían hacer identificar un resto humano que por gran destrucción no pudiera ser individualizado por otros métodos tradicionales. Recién luego de la ley sobre derechos del paciente pude hacer un proyecto y ser escuchada en la Honorable Cámara de Diputados. Esta nueva ley sobre los derechos del paciente daba pie a que esa persona que podría tener un accidente o ser víctima de un crimen, tenia el derecho a tener sus datos dentarios fidedignos en un odontograma a fin de ser identificado correctamente y que éste fuera registrado en un sistema universal e internacional…el resultado fue la Ley 26.812, primera norma sobre registros odontológicos en nuestro país. Fue un largo camino realizar este logro, primero presentar el proyecto en la Corte Suprema y que ésta me autorizara a trabajar, además de en la función pericial y docente, en otro Poder como el Legislativo, luego todo fue dándose de forma interesante hasta lograr la sanción de esta norma nacional, el 31 de enero del 2013. En este período estoy trabajando con Salud Bucal del Ministerio de Salud de la Nación a fin de reglamentarla y de difundirla en todas las provincias para que todos los colegas de nuestro país hablemos en el mismo código.

Comments are closed.